Queridos amigos:

Comienza para todos los componentes de esta Junta un apasionante periodo en el que debemos dirigir los pasos de nuestra ya centenaria Sociedad, y ello supone un gran orgullo y, a la vez, una enorme responsabilidad.

A lo largo de estos 100 años nuestros mayores han hecho gala de una enorme pasión por la oftalmología, lo que sin duda ha hecho posible que esta Sociedad haya alcanzado el siglo de vida. Y es esa pasión por nuestra profesión lo que nos debe mover a nosotros. Durante este periodo, mucho han cambiado los medios técnicos con los que podemos asistir a nuestros pacientes, pero de nada serviría ese extraordinario desarrollo si detrás de ellos no se encuentra una persona cuyo objetivo no sea otro que ayudar a sus semejantes.

Esa es la filosofía que nos debe guiar. Ese es el legado que hemos recibido de las personas que nos han precedido, y ese es el que debemos transmitir a los que nos sucedan.

Nuestro proyecto como Sociedad Científica está dirigido a completar la formación de nuestros socios. Por ello, continuaremos con las reuniones científicas protagonizadas fundamentalmente por los miembros de la sociedad, donde nos puedan mostrar los avances que día a día se llevan a cabo en nuestro ámbito, complementado con la aportación que nos puedan hacer invitados de prestigio, tanto nacionales como internacionales. Dedicaremos especial atención a los médicos en formación, con las sesiones dirigidas específicamente a los residentes así como el mantenimiento de las becas de investigación.

Y para todo ello necesitamos la colaboración de todos los miembros, ya que la Junta por si misma no podría hacer realidad los proyectos de esta Sociedad. Entre todos debemos conseguir que este sea solo el primero de otros cien años de vida.

Juan Navarro