¿Cómo ocurre?

La conjuntivitis se puede producir por muchas causas, entre ellas por infección debido a un virus o una bacteria. Los virus que producen resfriados también pueden dar lugar a conjuntivitis. Algunas de las bacterias que producen conjuntivitis son los estafilococos y los estreptococos.

Las formas víricas de la conjuntivitis se pueden contagiar fácilmente de una persona a otra. Se pueden contagiar, por ejemplo, al toser o estornudar. Las bacterias o virus pueden llegar a los ojos por contacto con otros objetos contaminados, como por ejemplo: a través de las manos, toallas, cosméticos, lentes de contacto blandas.

¿Cuáles son los síntomas?

Habitualmente presentan inflamación de la conjuntiva y una secreción amarillenta. Suelen acompañarse de enrojecimiento, lagrimeo, picazón, sensibilidad a la luz, y edema de los párpados, encontrándose pegados al despertarse; generalmente afecta a ambos ojos.

¿Como se diagnostica?

Su profesional médico le preguntará si estuvo cerca de alguien que haya tenido conjuntivitis y le hará preguntas sobre su historia médica. También le examinará los ojos. Además tratará de ver si los nodos linfáticos que se encuentran cerca del oído y de la mandíbula están inflamados.

¿Cómo se trata?

Como en el caso de un resfriado, la conjuntivitis en general se cura sola, sin necesidad de tratamiento. No obstante, su profesional médico le puede recetar gotas para los ojos para controlar los síntomas.

Si su conjuntivitis es bacteriana, su profesional médico le recetará gotas antibióticas. Para ayudar a mejorar la condición de sus ojos, lávelos con cuidado con suero fisiológico frió para eliminar el pus y las costras. Séquelos con una toalla limpia.

Si usa lentes de contacto, deberá dejar de usarlas hasta que sus ojos estén curados. El contacto de las lentes con la conjuntivitis puede dañarle la córnea (la película transparente exterior que cubre sus ojos) y provocar problemas graves de visión.

La oclusión del ojo esta contraindicada, porque proporciona protección para los gérmenes  causantes de la infección, favoreciendo su desarrollo.

¿Cuánto duran los efectos?

La conjuntivitis vírica en general empeora 5 a 7 días después del primer síntoma. Puede mejorar en un periodo de entre 10 días y 1 mes. Si uno sólo de los ojos está afectado al principio, pueden pasar hasta 2 semanas antes que el otro contraiga la infección. En general, cuando ambos ojos están afectados la conjuntivitis del primero es peor que la del segundo.

La conjuntivitis bacteriana suele mejorar a los 2 días de empezar a usar los antibióticos. Si sus ojos no mejoran después de 3 días de tratamiento con antibióticos, acuda al profesional médico.

¿Cómo se puede prevenir la conjuntivitis?

Para evitar contagiarse la conjuntivitis de otra persona que ya la tiene, o para evitar contagiársela a los demás, haga lo siguiente:

  • Lávese las manos con frecuencia. No se frote ni se toque los ojos.
  • Nunca comparta cosméticos o maquillaje con otra persona.
  • Nunca use un medicamento que le fue recetado a otra persona.
  • No comparta toallas, o sábanas con otra persona. Si sólo uno de sus ojos está afectado, use una toalla separada para cada ojo.
  • No nade en piscinas si tiene conjuntivitis.

Evite el contacto cercano con otras personas hasta haber tomado antibióticos por 24 horas y si ya no tiene mucho pus en el ojo. Los niños pueden volver a la escuela o a la guardería después de haber tomado antibióticos durante 5 días.

¿Cuándo debe acudir al profesional médico?

  • Le duelen mucho los ojos.
  • Nota que ha perdido visión, y que no mejora al parpadear.
  • Sus síntomas no mejoran después de haber usado el medicamento por 3 días.
  • Sus ojos se tornan muy sensibles a la luz, aun cuando el enrojecimiento haya desaparecido hace algunas semanas.

Dr. Javier Montero Hernández