En el globo ocular hay dos tipos de músculos:

-Un grupo de ellos, externo y en número de seis, se encargan de mover el ojo en todas las direcciones (musculatura extraocular).

-Por otra parte, existe una musculatura denominada intrínseca encargada de cambiar el tamaño de la pupila en función de las condiciones de luz (por eso de noche aumenta y con la luz se reduce) y de modificar la curvatura del cristalino para enfocar los objetos cercanos a los ojos (músculo ciliar). Se trata de un sistema similar al diafragma de las cámaras de fotos.

El fenómeno de la presbicia o vista cansada se produce por el fallo progresivo de este sistema de enfoque para los objetos próximos. Se agotan los músculos encargados de ajustar la curvatura del cristalino y empiezan a aparecer los problemas para leer, para enhebrar agujas, para escribir, etcétera.

Este proceso es independiente de la visión de lejos, que permanecerá sin alteraciones. Así, lo que se percibe es una visión de lejos buena pero “me cuesta ver de cerca”.

Esa sensación de que “cuesta ver de cerca” se va agravando con el tiempo. Esos problemas desaparecen con una graduación solamente para visión de cerca con dioptrías positivas (hipermetropía de cerca).

De forma general, la aparición de la vista cansada sucede en torno a los 40 años con +1,00 dioptría y desde entonces, cada 5 años se añaden +0,50 dioptrías, hasta llegar a un total de +3,00 dioptrías en torno a los 60 años, que es la máxima potencia de acomodación para cerca que tiene el cristalino. Por eso cuando un paciente se opera de cataratas extrayendo el cristalino necesita automáticamente +3,00 dioptrías para leer.

EDAD4045505560
DIOPTRÍAS+ 1,00+ 1,50+2,00+2,50+ 3,00

No obstante, esa graduación debe sumarse algebraicamente con la graduación que se suele emplear para la visión de lejos. Por ejemplo, una persona miope de 45 años que necesita 2 dioptrías de miopía (-2,00) para ver de lejos necesitará una graduación para la visión de cerca de -2,00 +1,50, esto es -0,50 dioptrías para conseguir una buena visión de cerca. De la misma manera, una persona hipermétrope de 45 años que necesita 2 dioptrías de hipermetropía (+2,00) para ver de lejos necesitará una graduación para la visión de cerca de +2,00 +1,50, esto es +3,50 dioptrías para conseguir una buena visión de cerca.

Actualmente pueden incorporarse en las gafas ambas correcciones de dos maneras diferentes. Por un lado, existen las gafas bifocales, que tienen en la parte central del cristal la corrección para ver de lejos y en otro cristal diferente pegado a éste en la parte más baja la graduación para ver de cerca. Del mismo modo, existen lentillas bifocales que incorporan dos tipos de graduación, la de ver de lejos en el centro y la de ver de cerca en la parte más baja de la lentilla. Por otra parte, existe la posibilidad de llevar gafas progresivas, que incorporan distintas graduaciones que van desde arriba hacia abajo sumando poco a poco las dioptrías necesarias para ver de cerca.

En cuanto a las posibles intervenciones quirúrgicas de la presbicia, hoy por hoy no existe suficiente experiencia en la cirugía láser para la presbicia, por lo que las técnicas de las que se dispone permiten solamente corregir la graduación para ver de lejos, pero no pueden quitar las dioptrías de cerca. Es un punto a considerar en personas de edad próxima a los 40-45 años, puesto que el hecho de que se quiten las dioptrías de lejos con láser puede acelerar el proceso de necesitar las gafas de cerca.

Las operaciones de cataratas consisten en la extracción del cristalino con implantación de una lente intraocular para la que se intenta calcular la potencia exacta a fin de que no se necesite ninguna graduación para ver de lejos. Eso sí, como se elimina el cristalino la necesidad de llevar sus gafas para cerca con +3,00 dioptrías serán imprescindibles. Existen lentes multifocales que pretenden simular una gafa progresiva, pero los resultados con este tipo de lentes intraoculares son muy variables.

Dr.Roberto Gallego y Dra.Ruth López