¿QUÉ ES LA AMEBA?

Acanthamoeba sp es una ameba (protozoo) de vida libre que se encuentra en la tierra, aire y medios acuáticos. Es un patógeno oportunista al que excepto en el caso de queratitis, las defensas de un individuo sano son suficientes para prevenir su infección. Tiene dos formas de vida: la infectante (trofozoito) y la latente (quiste). La forma quística es muy resistente a los tratamientos (amebicidas), a las altas temperaturas y a los agentes desinfectantes, por lo cual puede permanecer la ameba latente durante mucho tiempo en esta forma quística, activándose cuando encuentre una fuente de alimentación apropiada, como pueden ser las bacterias.

LA QUERATITIS

La queratitis por Acantamoeba es una infección corneal severa, estrechamente relacionada con el uso de lentes de contacto (LC) y su mala conservación.

El primer caso documentado de queratitis por Acanthamoeba data de 1974, y a partir de los años 80 la incidencia ha aumentado, principalmente relacionado con el notable aumento de los usuarios de lentes de contacto.

Las pequeñas abrasiones de la córnea facilitan la entrada de Acantamoeba spp. Una vez en la córnea es crucial la adhesión de la ameba a las células epiteliales corneales. Además la ameba tiene predilección por el tejido nervioso, causando una queratoneuritis radial que se ha señalado como muy específica de esta infección y que es la causante del intenso dolor. En estadios avanzados puede detectarse un infiltrado estromal en forma de anillo.

ameba_001ameba_002

Infiltrado estromal en forma de anillo

Aspecto microscópico de un trofozoito amebiano

 

FACTORES DE RIESGO

Es bien conocido hoy día el uso de lentes de contacto, principalmente blandas, como principal factor de riesgo de una queratitis por Acantamoeba, pero no debemos olvidar que hasta un 15% de los casos ocurren en no portadores, por lo que debemos mantener siempre la sospecha, dado que un diagnóstico y tratamientos precoces permiten obtener buenos resultados visuales finales en muchos casos.

Los microtraumatismos corneales con materia vegetal en trabajadores de la huerta, trabajos agrícolas en general, y el uso de aguas de regadío para limpiarse la cara y manos constituyen la segunda causa en frecuencia de población en riesgo de adquirir una ameba.

El aspecto de la enfermedad temprana simula una queratitis herpética, lo cual dificulta el diagnóstico. El diagnóstico temprano y la rápida instauración del tratamiento son muy importantes para una evolución favorable. El problema radica en la dificultad en realizar un diagnóstico temprano, ya que este suele ser de sospecha, más que de certeza.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS. SÍNTOMAS

    • Intenso dolor, exagerado para la lesión que se observa.
    • Intensa fotofobia (mucha sensibillidad a la luz) incongruente con la lesión.
    • Lagrimeo.
    • Sensación de cuerpo extraño.
    • Disminución de la AV.

ameba_003

SIGNOS

ameba_004

Primeras etapas: Signos limitados al epitelio (más superficiales):

•  Defectos epiteliales: Pseudodendritas, tinción punteada.

•  Lineas epiteliales elevadas.

•  Microquistes.

Segundas etapas: Estroma (más profundo) y otros

    • Edema corneal.
    • Infiltrados en anillo o satélites con epitelio suprayacente intacto, con roturas epiteliales recurrentes.
    • Queratoneuritis radial: SIGNO MUY ESPECIFICO (responsable del dolor y posterior anestesia corneal), aunque raramente observable.
    • Perforación corneal (lisis estromal).
    • Inflamación de la esclera o escleritis
    • Uveitis anterior con hipopion (pus en cámara anterior)
    • Hipertensión ocular.
    • Catarata secundaria.

TRATAMIENTO

  • Antisépticos cationicos: clorhexidina 0,02% y PHMB 0,02% (polihexametilenbiguanida).
  • Diamidas aromáticas: Propamidina 1% (brolene ) y Hexamidina.
  • Ciclopléjico ( dilatar la pupila)
  • Antibióticos si coinfección con bacterias.
  • Antifúngicos orales.
  • Corticoides ¿?, está en discusión , no parece indicado en etapas tempranas.

El tratamiento es muy intensivo durante largos períodos de tiempo, gotas horarias inicialmente, descendiendo muy lentamente a lo largo de meses, incluso años. Es una infección muy severa y seria de la córnea, que de no ser tratada lleva a la pérdida del lobo ocular. Para el dolor intenso se deberán tomar analgésicos como el nolotil de manera frecuente, acompañados por un protector gástrico.

Una vez el proceso esté inactivo, puede ser necesario para recuperar la transparencia corneal un transplante de cornea, mejor cuando el proceso esté inactivo para disminuir la probabilidad de fracaso del transplante, aunque en ocasiones se haga con el proceso inflamatorio-infeccioso activo debido al riesgo o presencia de perforación del globo ocular.

ameba_005

PRECAUCIONES A TENER EN CUENTA

En usuarios de lentillas:

Mantener una correcta higiene de las mismas; no dormir nunca con ellas, prohibido bañarse , ni en agua dulce (como piscina ), ni salada como en el mar y no abusar en su uso.

En no usuarios:

Mantener correcta higiene, cuidado con los baños en aguas estancadas o contaminadas y los microtraumatismos con materia vegetal.

Dra.Emma Ausín González
Dra.Soledad Peña